domingo, 21 de abril de 2013

FORDISMO

Ver anterior: TAYLORISMO

EL FORDISMO

En 1908, Henry Ford introdujo en el mercado norteamericano “el modelo T”, de color negro y diseño simple (sin puertas, sin velocímetro) que costaba 850 dólares. Ford se había propuesto “democratizar el automóvil”, es decir, que no fuera un artículo de lujo para las clases altas. La principal demanda potencial del automóvil estaba en las zonas rurales, como medio de transporte o para llevar las cosechas al mercado.



Decidió entonces, adaptar las características del vehículo, elevando los ejes para que pudiera circular por todo tipo de terreno. La gran demanda del modelo T impulsó la revisión de los métodos de producción y en 1914 introdujo la línea de montaje o producción en cadena. El automóvil podía ensamblarse en forma rápida, si previamente se producían sus partes y se uniformaban las piezas. Este sistema ya se utilizaba en la fabricación de armas, bicicletas y máquinas de coser.

Los obreros de Ford tuvieron que especializarse en pequeñas tareas y adoptar un ritmo determinado, sometiéndose a la intensidad o velocidad de la cinta transportadora que se movía continuamente. Los trabajadores podían ensamblar un automóvil en 93 minutos, mientras antes tardaban doce horas y media. Con ello se redujeron tiempos y costos en la fabricación del automóvil. El precio del Ford modelo “T” bajo en 1913 a 290 dólares. Además eliminó el pago de incentivos para estimular la producción y comenzó a pagar el salario por horas.

La reacción inicial a sus innovaciones fue el ausentismo, la deserción de los obreros que no soportaban el ritmo de trabajo y la creciente sindicalización. Como respuesta, Ford anuncio en 1914 el doble salario por ocho horas de trabajo. Al elevar el salario, le permitió aumentar la cantidad de trabajadores disponibles en su planta, pero supuso un criterio de selección más estricto: seis meses a prueba, no contrataba menores de 21 años ni mujeres, se exigía que no fumaran ni consumieran bebidas alcohólicas.


La diferencia que tiene con el taylorismo, es que ésta innovación no se logró principalmente a costa del trabajador sino a través de una estrategia de expansión del mercado de consumo. La razón es que si hay mayor volumen de unidades de un producto cualquiera (debido a la tecnología de la cinta transportadora y la cadena de montaje) su costo se reduce y puede ser consumido por las masas. El éxito del modelo fordista pronto se difundió a otras ramas de la industria y se consolidó como sistema de producción industrial dominante hasta la década de 1970.

Ver siguiente: LA FORMACIÓN DEL MOVIMIENTO OBRERO.

Actividad:
a) Definí en forma breve qué es el Fordismo.

b) Identificá las diferencias y semejanzas que tiene con el Taylorismo.

c) Justificá con argumentos la siguiente oración: “El Fordismo es un sistema que beneficiaba a los obreros como trabajadores y seres humanos.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada